DESMITIFICANDO A LOS SISTEMAS CONTRA INCENDIOS. Parte IV.

true-falseRetomamos nuevamente los artículos de desmitificación para aclarar de una vez algunas cuestiones que suelen verse en diseños e instalaciones, especialmente en casos donde la normativa NFPA se ve involucrada en áridas discusiones donde se trata de justificar equipos sin certificación UL para incendios.

MITO No.16: Se puede emplear una norma de edición antigua para el diseño e implementación de nuevos sistemas de detección y protección contra incendios.

FALSO: En términos generales, NFPA está formado por distintos comités de profesionales y empresas especializadas, quienes periódicamente entregan sus recomendaciones para publicar en las normas, las cuales tienen vigencia restringida conforme se adquiere nueva experiencia y se incorporan nuevas tecnologías. Cada modificación a la normativa viene respaldada por un requerimiento justificado técnicamente, el cual se somete a aprobación acorde los períodos de revisión. Luego, cuando se hace una instalación con normativa desfasada, se corre el riesgo de colocar un elemento que puede fallar al momento de proteger contra un incendio y que, acorde con la experiencia del comité, ya se demostró que tiene deficiencia. Existe una excepción a la regla, la cual refiere a instalaciones o edificaciones existentes aprobadas  previo a la entrada en vigencia de la edición más reciente de la norma, en la cual se puede invocar retroactividad, pero es la autoridad local competente quien tomará la decisión final que mejor favorezca el caso.

MITO No. 17: Se puede instalar cualquier equipo de bombeo para emplear en un sistema de protección contra incendios conforme la normativa de NFPA.

FALSO: Como se mencionaba previamente y en el mito No.2, existen estándares que son aprobados por grupos que vienen trabajando desde hace más de 100 años, los cuales son -por convención- certificados por UL para ser validos ante NFPA. Luego tanto el requerimiento de la norma para equipos fabricados con certificación UL contra incendios (y homologados FM), como los requisitos de equipamiento UL para incendios al momento de proyectar una instalación son obligatorios. En este asunto no hay medias tintas: se cumple o no. La colocación de bombas centrífugas convencionales, por mucho que cumplan con el requerimiento hidráulico de diseño, queda fuera de los requerimientos de NFPA para aprobación del sistema de protección contra incendios. La razón del porqué quedan fuera está en el sello mecánico. La norma requiere obligatoriamente el uso exclusivo de bombas con prensa estopa (stuffing box) para este tipo de instalaciones.

MITO No. 18: Es válido hacer una instalación bajo norma con equipo de bombeo tipo carcasa bipartida (horizontal), impulsado con motor eléctrico, a colocar por encima de una cisterna enterrada.

FALSO: Conforme NFPA, la colocación de equipos horizontales queda condicionada a la obligación de tener una carga de succión positiva para alimentar el sistema de bombeo. Luego, la colocación de bombas horizontales (cárcasa bipartida o succión final) por encima del nivel de cisterna es inválida para este tipo de instalaciones. De requerir un sistema horizontal y tener una cisterna enterrada, la solución estará en conformar un compartimiento adyacente para la instalación del equipo, cumpliendo con los requisitos técnicos establecidos en la norma. Otra solución es hacer una cisterna superficial (tanque a ras de piso o elevado medio metro del nivel de piso) y proceder con la instalación horizontal en superficie (pregunte la disponibilidad de espacio en el proyecto con arquitectura).

Carcasa bip

Corte de Bomba de carcasa bipartida.

MITO No. 19: Es válido hacer la instalación de una bomba de turbina vertical en un lugar alejado de la cisterna.

FALSO: Este es otro error común que suele verse en muchos diseños locales. Un equipo de turbina vertical es un sistema rígido, cuya base de funcionamiento se encuentra en un cabezal que obligatoriamente debe acomodarse por encima del almacenamiento. NFPA (y cualquiera con conocimiento sobre este tipo de instalaciones) requiere este tipo de bombas exclusivamente para sistemas con succión negativa (lámina de agua por debajo de la bomba). Luego, si emplearemos una cisterna para almacenamiento, la lógica apunta a emplear una turbina vertical, o bien, considerar las soluciones alternativas descritas en el mito No.18.

MITO No. 20: Se instalará un equipo de mantenimiento de presión (conocido como “bomba jockey”), el cual no requiere ser normado.

VERDADERO: El mantenimiento de la presión en la red es un requisito de la norma NFPA-20 y es la razón por la cual requiere una bomba jockey, pero no es un elemento imprescindible para el accionamiento del sistema de bombeo principal para protección contra incendios. Este equipo de bombeo funciona esporádicamente para “rellenar” los vacíos que se generan en la red al momento de haber evaporación o pequeñas fugas en la instalación, pero no para la activación de la red de rociadores o mangueras. Por lo tanto, no necesita cumplir con la aprobación de UL para incendios.

cropped-logo.png

3 comentarios en “DESMITIFICANDO A LOS SISTEMAS CONTRA INCENDIOS. Parte IV.

  1. Pingback: CÁRCAMOS DE SUCCIÓN PARA CISTERNAS CON TURBINA VERTICAL | El Blog de Aguas Integrales

  2. Wilfredo

    Instalamos Equipos CI con motor a combustión diesel, el diseño contemplaba el tanque de alimentación por debajo del motor, a unos 20 cm de separación lateral, la instalación fue en el año 1978.
    El equipo, motor e instalación del tanque de combustible, cumplían NFPA 20 de la época , en la actualidad estamos siendo cuestionados, nos indican que el tanque debe ser alejado del equipo.

    Contestar
    1. aisa Autor del post

      Complejo dar una respuesta definitiva. Si bien NFPA-20 estableció ciertas características en aquel momento, la autoridad local competente (sobre la base de las nuevas investigaciones, las lecciones aprendidas de casos donde los equipos fallaron y la actualización del conocimiento o la tecnología en la protección contra incendios) puede hacer retroactivas las nuevas disposiciones, requiriendo a un proyecto mejorar las condiciones de una instalación autorizada previamente. Por otra parte, no está demás verificar la funcionalidad del sistema a 40 años de su instalación. No se trata de decir “cambiemos el equipo” (si se ha cumplido con el requerimiento de NFPA-25, no habría porqué), sino de asegurar que las condiciones de la instalación responda a los nuevos desafíos encontrados y las soluciones que garanticen la seguridad operativa del sistema.

      Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + ocho =